lunes, 18 de febrero de 2008

Rivales en prodigalidad

“Los recortes fiscales estimularán la economía y devolverán recursos a los ciudadanos, argumenta el supuestamente izquierdista Zapatero”, dice en su último número The Economist en un artículo titulado “Rivales en prodigalidad” y en el que se refiere al actual pugilato entre PSOE y PP en un auténtico zoco de rebajas fiscales. Eso de devolver recursos a los ciudadanos recuerda esa otra frase de “Donde mejor está el dinero es en el bolsillo del contribuyente”, pronunciada en una de sus primeras intervenciones por el nuevo zar de la economía del PP, Pizarro. Algunos le han atribuido su paternidad. Craso error, la frase fue dicha hace años por el todavía presidente Bush y es plenamente acorde con su ideología y política conservadoras.

Ninguna sorpresa en ese caso ni en el del PP. Tampoco ya lo es en el del PSOE. No olvidemos que fue Zapatero quien hace años también proclamó aquello de que bajar los impuestos es de izquierdas. Está claro que pensaba en los impuestos directos, precisamente a los que se refiere el artículo 31.1 de la vigente Constitución cuando proclama que “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad”. La renuncia a toda seña socialdemócrata o de simple progreso se concreta ahora en esta carrera gubernamental de irresponsabilidad fiscal renunciando a cualquiera labor didáctica que explique para qué hace falta un sistema tributario justo, eficiente y suficiente como signo de bienestar compartido. Se nota que no han asimilado bien las enseñanzas de su asesor internacional Lakoff sobre los frames o marcos. O quizá demasiado bien.

No es el único caso. El País de este sábado publica un artículo sobre la indefensión ante la entrada de empresas públicas extranjeras, caso de Enel, EON y, ahora, Electricité de France. “Somos unos pardillos” es una frase que el articulista pone en boca de un alto cargo. No es correcta. La frase debería ser “Fuimos unos fundamentalistas”, pues si bien, y es algo totalmente coherente con su ideología, las privatizaciones “a gogó” las llevó a cabo el Gobierno del PP, conviene recordar que quien las inició con entusiasmo y, más importante, preparó el terreno de la opinión pública y de la publicada al PP fueron los anteriores gobiernos del PSOE. Fue a finales de los ochenta y principios de los noventa cuando el PSOE iba haciendo suya esa frase de Reagan de que “el gobierno (quiere decir, lo público) no es la solución sino el problema”. Se nos presentó además esa política de privatizaciones como una exigencia de Bruselas cuando ahora vemos que resulta que no ha sido así para países como Francia, Italia y Alemania frente a esta indefensión española en sectores absolutamente estratégicos. Ahora parece que llegan las lamentaciones y el crujir de dientes acompañado de trapicheos negociadores y chapuzas en el BOE. Demasiado tarde y demasiado poco. Ya se sabe que quien siembra vientos…

Luis de Velasco

1 comentario:

Jacobino irredento dijo...

Qué crack, he aquí un verdadero socialista